8

Coño veo, coño quiero

Amigas mías, cada vez me gusta menos el mundo bollo. ¿Es que no hay una sola lesbiana normal en esta ciudad? Conoces a una y las conoces a todas, debe ser que hicieron como con los discos de Whitney Houston: hacer uno y sacar copias.

He descubierto recientemente una característica bollera que no me gusta nada. En realidad ya me había dado cuenta antes pero ya sabéis que el cerebro humano es muy sabio y, cuando no le interesa algo, hace como que no existe y pasa al siguiente capítulo. Pues bien, creo que esta característica que os comento puede que sea la causa de que todas vuestras amigas hayan follado entre sí, la respuesta a la pregunta “¿por qué cojones todas las bolleras están conectadas entre sí?“. La respuesta es tan simple como ancestral: la envidia.

Resulta que un día sales con tus amigas por el Fulanita y te paras a hablar con una conocida que te encuentras casualmente. Cuando vuelves con tus amigas, te hacen un tercer grado sobre quién es, de qué la conoces, si te las follado y, de no ser así, a quién se ha follado entonces. Tú les respondes que simplemente es una conocida y que no te llama la atención lo más mínimo. Si la chica es guapa de revista, la cosa no pasará de ahí. Si la chica es normal, dirán que vaya señor, que es lógico que no te hayas liado con ella, etc. etc.

A la semana siguiente volvéis al Fulanita. Mientras pedís las primeras copas de la noche, les dices a tus amigas que al final te follaste a la chica del otro día y que vendrá en un rato. En el transcurso entre que llega y no llega tu nuevo ligue, tus amigas vuelven a interrogarte para saber cómo ocurrió todo y tú intentas escaquearte de la manera más elegante posible, en plan Pantoja y con una sonrisa. De mi vida privada, no hablo.

Y aquí, queridas amigas, es donde empieza toda la mierda. En ese instante en que les has dicho que te has liado con ella, a tus amigas se les ha activado el bollo gen que hace que tu nuevo ligue escale en el mercado bollero hasta casi salirse de la gráfica.

Te vas al baño unos minutos y, cuando vuelves, te encuentras a la pobre chica, que acaba de llegar, acorralada por tus amigas que se deshacen en sonrisas y atenciones. Desde el fondo del garito tu te preguntas

WTF??????

y piensas que tus amigas son unas malditas zorras.

Y ahí esta la clave. Cada vez que os despistéis, vuestras amigas intentarán levantaros al nuevo ligue y aprovecharán cada pequeño desliz que tengáis para ir sembrando. Coño veo, coño quiero. Ah, y si os gusta alguien, ¡no lo contéis! Esperad a liaros con ella porque si no intentarán hacerlo antes que vosotras.

Esto me recuerda a un tweet que puse por ahí en un recopilatorio y que viene al pelo:

Nore ‏@natanore

SIEMPRE BOLLERAS! SIEMPRE UNIDAS! SIEMPRE¿habéis visto esa morena? ¡ME LA PIDO! +No, yo la he visto antes, zorra! -Es morena, es mía!

 

¡Qué bonita es la amistad!