6

Carga o Tara

No, “Carga o Tara” no son un grupo de música bolleril.

Creo que ya he comentado esto en otro post, pero hace un par de días surgió el tema tomando unas cañas y me ha parecido interesante retomarlo, más ahora con la llegada de la primavera y las hormonas y genes dramáticos revolucionados.

Al conocer a una chica e intercambiar las preguntas de rigor (¿nombre? ¿estudias? ¿aficiones? ¿gato?), llega un momento crucial en la conversación en la que tu interlocutora baja la guardia y descubres su carga o su tara, perdiendo así todo el interés que pudiera haber despertado en ti. Me explico:

  1. Una chica con carga es aquella que no deja de hablar de su exnovia (a la que ya tiene muy olvidada, solo se acuerda de ella cada… ¿cinco segundos?).
  2. Una chica con tara tiene el gen del drama tan desarrollado que con solo escucharle tres frases decides que no quieres compartir con ella ni código postal.

Gracias a mi amigo R. A. por ilustrarme con sus teorías.

Anuncios
29

Música para cerrar las discotecas

Desde el fin de semana pasado no paro de escuchar Doble Pletina todo el rato. De entre todas sus canciones, hoy me quedo con una cuyo título da nombre a este post.

La letra de la canción habla de lo horribles que son los garitos en general y lo estúpido que es quedarse hasta que te echan, encendiendo las luces, porque no has tenido la iniciativa o los huevos de irte antes.

Escuchándola me he parado a pensar en el Escape y otros tantos bares de Chueca que detesto, a pesar de que he terminado allí muchas de las noches en las que he salido. No soporto la música que ponen, no me siento cómoda con la gente que hay, he presenciado refrotes, broncas, peleas, trueques de besos por droga, dramas, llantos, etc. y aún así he aguantado estoicamente hasta que me han echado.

Y yo os pregunto, amigas géminis:

¿Qué tiene que pasar en un antro de bolleras para que os deis cuenta de que estaríais mejor en vuestra casa? ¿No son esos bares lo suficientemente horribles (y las tías lo suficientemente orco) como para que os hubierais ido desde el minuto uno? ¿No es esa canción de Shakira tan insufrible como para que se te quiten las ganas de vivir (y de quedarte en el bar, ni hablamos)?

15

Técnicas para ligar en el Escape

Hace bastante tiempo que no salgo por Chueca, en gran parte porque cada vez que voy las chicas son mas bajitas, más púberes y más “canis”. No obstante, en momentos de aburrimiento supremo como este, vuelven a mi mente recuerdos de hace años que ahora, en retrospect, comprendo y visualizo con nitidez y asombro. De entre estos recuerdos y reflexiones voy a extraer las técnicas que algunas bolleras utilizaban para ligar en ese garito de confianza que es el Escape.

  • Subirse a la tarima que hay en la entrada a la derecha, remangarse la camiseta bajo el pecho y refrotarse con la bollera más cercana poniendo cara de orgasmo cósmico. En esta tarima está permitido ofrecer drogas a cambio de magreo para mejorar el espectáculo.
  • Apoyarse en la columna junto a la tarima y esperar a que alguna bollera se acerque a perrear en plan streaper, con el refrotamiento y caras orgásmicas oportunas.
  • Bajar varias veces al baño, con la esperanza de que la estrechez de las escaleras obligue a alguna víctima indefensa a refrotarse.
  • Situarse en el fondo del garito y no bailar. En este punto son muy importantes las manos en los bolsillos y las miradas desafiantes. Esta táctica es peligrosa porque igual te puedes llevar un beso que una hostia.

Como habréis podido comprobar, la clave está en el frotamiento y la cara de excitación. Si alguien conoce alguna técnica nueva, por favor la comparta. Gracias.

13

Te llevo una edad

Preparándome para el concierto de este viernes, me he parado a reflexionar sobre una canción en concreto, muy aplicable al mundo bolleril: las diferencias de edad. Para nada es una crítica, que nadie se me ofenda, sólo son un par de observaciones al respecto.

Tener una pareja mucho mayor o mucho menor, entre homosexuales es algo que está a la orden del día, supongo que será por la dificultad de encontrar a alguien que sea gayer, que nos guste y que encima sea de nuestra quinta. Mucho pedir.

Hasta ahí todo bien pero… ¿qué pasa cuando una está estudiando y la otra trabajando? ¿si una aún vive con sus padres y la otra está pagando una hipoteca? Al principio las relaciones son idílicas pero, poco a poco, van surgiendo estas dudas que se convierten en problemas trascendentales.

Supongo que será cuestión de hacer balance, de paciencia, de adaptarse y, por encima de todo, de quererse.

Os dejo la canción en cuestión, creo que lo resume bastante bien.

Los Autócratas – Te llevo una edad

10

Cuernos consentidos

La televisión me ha enseñado grandes cosas y Friends, particularmente, ha sido la biblia para gran parte de mi vida y relaciones. De entre todas las cosas que he aprendido voy a destacar el Top Five plastificado.

Para las que no seáis fans de la serie (pena de muerte para todas vosotras), os comento brevemente de qué va el tema. Cuando estás saliendo con una chica, las únicas mujeres a las que puedes aspirar sin que se considere infidelidad son las que salen por la tele, por aquello de que son inalcanzables. Pues bien, ahí entra el Top Five plastificado, que consiste en elaborar un ranking de cinco chicas con las que te podrías enrollar y tu novia no podría decir ni hacer nada al respecto. Una vez seleccionadas las cinco afortunadas, la lista ha de plastificarse por dos motivos:

– Por seriedad, para formalizar el compromiso que acabamos de establecer.

– Para no hacer modificaciones de última hora porque, casualmente, Bárbara Lennie está justo a mi lado esperando el autobús.

30

Aburrida de estar salida

Hay dos influencias negativas de las que beben algunas lesbianas: Shane y los hombres.

Ya son muchas las chicas que conozco que solo buscan sexo, hasta ahí todo bien. El problema empieza cuando se consideran seres superiores, wonanizers destroyers que creen que pueden tener a cualquier chica (aunque sea hetero) y adoptan comportamientos de cortejo masculinos y estúpidos. Es la pose, es la sonrisa socarrona y es la mirada. Es la mente retorcida que piensa que todos los ojos están fijos en ellas y que jamás recibirán un NO por respuesta.

Y yo pienso en la canción de L-Kan y me pregunto ¿no se aburrirán de esa vida?

Pues chica… ¡qué quieres que te diga! Yo no quiero una cola de tias en la puerta de mi casa, no quiero follar todas las noches, ni disfrutar haciendo sufrir a las demás.

Ah, por cierto: NO me gustáis;)