28

Gente guapa

Hoy no me ando por las ramas y os planteo la pregunta desde el principio:

¿Hasta qué punto merece la pena  una persona que destaca su belleza por encima de sus demás cualidades?

Yo no soy tonta ni pava. Me gustan las chicas guapas (guapas para mí, entiéndase), como a todo el mundo. No es lo que más valoro en una mujer pero sí me parece esencial que me guste, por aquello de que si no hay atracción, no hay nada.

Hay una película que me gusta mucho, no sé si la habréis visto, se llama “La verdad sobre perros y gatos”. En una secuencia, la protagonista se pone delante del espejo y su rostro comienza a desfigurarse y fragmentarse en miles de pedazos, y la voz en off dice que cuando nos miramos mucho rato en el espejo, la cara solamente es una forma y queda lo que hay detrás. Sería algo así como decir una palabra mil veces seguidas. Pierde el sentido.

Si una chica se define únicamente como una tía guapa, a mi me da que pensar que no hay nada más detrás y que al contemplarse en el espejo sólo  habrá humo. Probablemente mi primer pensamiento sea que es imbécil y que va a buscar en mí lo mismo que ella ofrece: nada.

Con esto no quiero decir que una persona no pueda verse guapa o decirlo, que quererse está muy bien y más con los tiempos que corren, pero que sea lo que más valores de ti misma… no sé.

Creo que la belleza al final es una cosa pasajera. Hoy eres de una forma y dentro de cinco años serás de otra y, por desgracia, la naturaleza es una maldita hija de puta que nos hará ir a peor. La forma de ser, en cambio, permanece y prevalece por encima de todo lo demás.

21

Chicas femeninas

Hoy vamos a jugar a establecer diferencias:

Qué es ser femenina y qué no lo es.

  • Llevar falda NO es ser femenina. Tener vestidos, tacones, pintarse las uñas, labios y demás ornamentos/prendas que se le atribuyen a la mujer, no garantiza que seas una chica femenina.
  • Hablar de las bolleras “butch” en tono despectivo NO es ser femenina. Puedes ser fea y hablar de feas, ¿sabes? No es excluyente.
  • Comer como un pollito NO es ser femenina, es comer como un pollito.
  • Utilizar un lenguaje fino NO es ser femenina, es hablar correctamente (o no).
  • Ser pava NO es ser femenina.

Para mí, ser femenina es una cuestión de sensibilidad y de expresión corporal, influyen muchos factores y os aseguro que ninguno de ellos se compra, se come o se genera criticando a las demás. También hay quien confunde los tópicos machistas sobre la mujer con la feminidad.

Por si aún os queda alguna duda sobre qué hay que hacer para ser femenina, aquí os dejo unos consejos de los amigos de internet:

Nunca te retires de la mesa sin dar gracias a la persona o personas con las que estàs comiendo.

Cuando invites a alguien a tu casa, asegúrate de que este limpia.

Una puede ser mujer, pero para nada delicada…entonces sos un marimacho.

Hay que comer despacio sin hacer mucho ruido, sabiendo comportarse con elegancia a la hora de comer en cualquier lugar.

Que seas femenina no quiere decir que te hagas la agrandada. Mejor trata de ser humilde, eso es bueno.

Ya sabéis, chicas, nada de hacerse las agrandadas!

21

¿Soy superficial?

Espero que este post sirva para aclarar unas cuantas cosas.

Mucha gente está criticando los post en los que se habla de chicas guapas y femeninas, como si fuera algo homófobo y aún no entiendo por qué. Hay mucha hipocresía en el mundo y, por desgracia, muchas veces las personas que van de progres son las que se dejan influenciar más por la sociedad y sus valores arcaicos. Si escribiese un post hablando de lo mucho que me gustan las bolleras de pelo corto, camisa de cuadros y gato, un tópico tras otro, ¿entonces ya no sería homófoba? Estáis muy equivocadas, queridas. A mi me gustan las mujeres y, obviamente, si son lesbianas mejor (por aquello de ser correspondida). ¿Dónde está la homofobia en esa preferencia?

La gente también es muy toca huevos. A mi me gustan las chicas guapas y femeninas, me gusta la comida basura y odio el dulce. ¿Hago daño a alguien con eso? ¿Es mejor callarse la verdad y pronunciar enunciados mejor vistos socialmente como que la belleza está en el interior?

Aquí todas somos superficiales. Si descartas liarte con una chica por cualquier motivo físico, ya sea demasiado alta o demasiado baja, no me gustan las rubias o lleva una chapa de Malú, estás siendo superficial. Y tampoco tengo muchos conocimientos científicos, por no decir ninguno, pero creo que ser superficial o no, está fuera de nuestro alcance. Yo no quiero que me gusten las chicas de una determinada forma pero mi cuerpo se siente atraído por ellas. Es más, mi vida sería mucho más fácil si me gustasen los hombres, pero yo tampoco puedo decidir sobre eso. ¿Soy superficial por ser lesbiana?

Y por último y relacionado con el post ¿Dónde están las lesbianas guapas?, quería aclarar que el hecho de que te gusten las chicas femeninas y guapas no quiere decir que tú tengas que ser así. Muchas chicas dan por hecho que todas las que comentan en ese post son pibones de bandera, empezando por mí que fui la que empecé con todo este tema. Pues bien, yo que tiré la primera piedra, no voy a esconder la mano. Ni soy un pibón, ni soy super femenina, es más, soy normalita y tengo pluma (por poco que me guste).

Pasopalabra!
PD. A partir de hoy cuento con la colaboración de El Cínico para ilustrar el blog con su arte. Espero que os guste, es un fiera :)

39

La bollera definitiva

Lo mejor de quedar con las bolliamigas para tomar un algo, es que solo hablas de lo que realmente importa en la vida: las mujeres (lesbianas, por supuesto).

La última vez que quedamos, en la segunda ronda decidimos crear la bollera definitiva. Sería una mujer increible y tendría que gustarnos a todas, de modo que el resultado que os adjunto a continuación, nació del consenso de nuestras perversas y creativas mentes.

  • Que la diferencia de altura no supere los 10 cm.
  • Que tenga pelazo (en la cabeza, se entiende).
  • Humor inteligente.
  • Culito en su sitio y “apretao”.
  • 90-95 de pecho.
  • Cuerpo atlético.
  • Labios besables (y que sepan besar, ojo).
  • Depilada.
  • Uñas cortas.
  • Dientes que no den grima.
  • Gracilidad al caminar y en la expresión corporal.
  • Mirada despierta.
  • Que baile sexi.
  • Manos bonitas.
  • Con cultura musical.
  • Que sea sexual.
  • Que sea cariñosa y le guste dar masajes.
  • Que esté fuera del armario.
  • Que no sea dramática.
  • Que no sea un señor.
  • Que no sea una pupas.
  • Generosa.
  • Independiente (que no nos agobie, ni sea celosa).
  • Voz bonita.
  • Elegante.
  • Que no sea fanática (del fútbol, por ejemplo).
  • Que tenga valores y principios similares a los nuestros.
  • Que sea divertida y tenga capacidad de adaptación.
  • Que no sea ágorer. Persona negativa.
  • Que no tenga taras alimenticias (esta no la entiendo… ¿serán las veganas?).
  • Que no sea la nube negra de Lost (aqui ya íbamos borrachas, seguro).

No olvidéis que tan solo se trata de nuestra “mujer de rojo” y que es la descripción de la mujer perfecta por un grupo de bolleras semi etílicas. Gracias por su colaboración a @mongaymona @kattt @isa_morata @AlinaEnelpais @gelnutritivo y alguna más que no tiene twitter.

La higiene y la buena educación se dan por hecho. Dicho lo cual…

¿algo que añadir?

76

Chicas… hay que bajar el listón

Este post va dedicado a mi twitter team, con todo el amor del mundo.

Chicas, chicas, chicas… ¿no creéis que somos un poquito lo peor? Cada vez nos volvemos más exigentes, sin darnos cuenta de que muchas de las cosas que nos repelen son gilipolleces.

Cuando teníamos 20 años sólo buscábamos un mínimo de atracción física y ahora necesitamos un premio Planeta. No os estoy regañando, solo estoy reflexionando sobre el tema y me incluyo porque yo también he elevado mi listón hasta el cielo.

Como ya sabéis, me encanta elaborar listas de todas las cosas cuantificables, de modo que propongo que entre todas vayamos sumando esos pequeños detalles que nos echan para atrás a la hora de liarnos/salir con una chica. Seguro que la mayoría de las cosas son chorradas. Voy a empezar yo, poniendo las mías:

  1. La altura. Mido casi 1’80 y las chicas bajitas no me suelen atraer.
  2. El pelo. En mi caso, no me gusta el pelo corto, ni rubio, ni rizado.
  3. La pluma. Cuanta menos pluma, mejor.
  4. Inteligente y lista (que no es lo mismo).
  5. Inquietudes culturales.
  6. Amante de la música. Si le gustan los ritmos latinos salgo por patas.
  7. Acentos extraños, no, por favor.
  8. Futbolera. NI DE COÑA.
  9. Política y religión. Lo más importante de todo.

Como siempre, el último punto lo dejo para vosotras. Seguro que tenéis muchas cosas que añadir.

Despues de leer todas esas gilipolleces… ¿no creéis que ha llegado el momento de bajar el listón  y borrar unos cuantos puntos de la lista?

26

Lesbianas y extraterrestres

Cada vez conozco más chicas que pierden la esperanza de encontrar una mujer que no esté loca, que no tenga carga y mucho menos tara. A medida que pasa el tiempo y salimos de más relaciones, terminamos generando una lista de requisitos que hacen que el listón suba más que la prima de riesgo. Yo hoy me pongo en modo telepredicador y traigo unas palabras de esperanza para que no tiréis la toalla: traigo la teoría de los extraterrestres.

Seguro que muchas veces a lo largo de vuestra vida os habrán preguntado si creéis que hay vida fuera de la tierra. Con vida no me refiero a encontrar agua en Marte, si no a otros seres inteligentes en algún pequeño planeta de alguna remota galaxia. Ante esa pregunta, vosotras podéis responder lo que os de la gana, pero siempre puede argumentarse lo siguiente: si existo yo y el universo no tiene fin ¿por qué no van a existir los extraterrestres?

Pues bien, si aplicamos estos términos a las bolleras, sería una cosa así:

Si yo soy normal y no tengo carga ni tara, ¿por qué no va a existir otra como yo?

La teoría de los extraterrestres aplicada a bolleras, puede ser útil en cualquier situación:

Si yo que soy normal he venido hasta Pinto a la Two Fast Too Furious, seguro que otra bollera normal está aquí, sintiéndose tan fuera de lugar como yo.

24

El síndrome del patito feo

Creo que en otro post os conté la historia de la tía super buenorra del Escape.

Estaba yo con mis amigas, con más asco que miedo, intentando no refrotarnos con ninguna de las elementas allí presentes, cuando veo que al final del bar hay una chica guapisisisisisisisísima con un vestido cortisissisisisisísimo que bailaba entre distraída e indiferente, muy mística ella. Yo, como buena bollera, le hacía el ataque de la mirada penetrante, que es lo más que me puedo permitir porque con las chicas guapas me corto mucho.

Total, que mientras yo enviaba mis ondas ojibolleriles, se abrió la puerta del Escape e hizo una entrada a lo John Wayne un “señor” con una camisa bisbalera, bien remetidita en los pantalones,  que nos dejó a todas en estado de shock. Tan profunda fue la confusión en la que nos vimos sumidas que sin darnos cuenta, el señor tenía su lengua metida hasta el fondo en la boca de mi querida tía buenorra y desde entonces llevo meses preguntándome:

¿¿Por qué??

¿¿¿¿¿POR QUÉ?????

Hoy por fin tengo la respuesta. La chica guapisisisisisísima tiene el síndrome del patito feo, ya sabéis, que era tan fea cuando era púber que aunque ahora sea un pibón se sigue viendo como el orco que era entonces. Y no la culpo, la verdad… ¿quién no era un gremlin a los 15? Todas tenemos un pasado oscuro y quien no lo tenga, que tire la primera piedra.