0

Microhomofobia

Últimamente he leído mucho sobre micromachismo y las pequeñas agresiones a las que nos enfrentamos las mujeres cada día. Esto me ha llevado a reflexionar sobre algo que escuché una vez y que, probablemente, hayas escuchado en alguna ocasión:

<<Lo peor que te puede pasar socialmente es ser mujer, lesbiana y negra.>>

De primeras, la frase me pareció horrible, pero luego no me quedó más remedio que admitir que era una verdad como un templo. Me puse a pensar en la cantidad de mierda machista y homófoba (racista también, pero no es el objeto de este post) que escucho, veo y leo. Lo más sorprendente es que esas pequeñas o grandes barbaridades a veces vienen de gente de tu entorno, de bromas o frases hechas que se lanzan al aire y aparentemente pasan desapercibidas. Veámoslo con unos ejemplos.

  1. Estás con unos amigos viendo un partido de lo que sea, fútbol, baloncesto, etc. y siempre, SIEMPRE hay alguien que llama “maricón” a algún jugador. Porque socialmente todos hemos asumido que “maricón” es equivalente a cabrón o un insulto similar. Y lo curioso de todo esto es que yo, que soy lesbiana, lo primero que me viene a la mente cuando quiero insultar a un chico que sé que es gay, es llamarle maricón de mierda, como si le estuviese llamando algo horrible, como si fuese un avada kedavra de J.K. Rowling.
  2. Luego está la gente que sabe que llevas con tu novia 50 años y sigue refiriéndose a ella como tu “amiga” (precedido siempre de una pequeña pausa). Es como que se les hace bola en la garganta cuando llega el momento de pronunciar la palabra “novia”.
  3. Esta me saca particularmente de quicio: el hombre de la relación. Seguro que alguna vez os lo han preguntado, ¿quién es el hombre en tu pareja? No, no, reformulo la pregunta: ¿quién HACE de hombre en tu relación? Pues mira, como ninguna de las dos tenemos pene, la respuesta es bastante sencilla: NINGUNA.
  4. Las mujeres somos unas histéricas, indecisas, dramáticas, y esto se multiplica por mil si eres lesbiana. O eso dicen los hombres, las mujeres, la sociedad, e incluso nosotras mismas.  Yo me considero una persona lógica, racional y tranquila. No soporto los dramas, ni las segundas lecturas de las conversaciones. A lo mejor soy un bicho raro, pero algo me hace sospechar que no soy la única y empiezo a estar un poquito harta de la etiqueta de “bollera loca”.
  5. ¿Tienes más de 30 y eres soltera? Bienvenida: eres lesbiana. También lo eres si llevas el pelo corto, si llevas pantalones anchos, si nunca te pones vestidos (como la Spice Girl deportista), si juegas al fútbol, y en mi pueblo también lo eres si montas en bici.

satan era lesbiana

Lo peor de este tipo de situaciones es que nosotr@s mism@s las alimentamos y no nos damos cuenta de ello. De repente estamos haciendo comentarios ultra homófobos y riéndonos, aceptando y normalizando este tipo de comportamientos. ¿Cuántas veces habéis dicho “esa tía es superbollera”? Incluso yo tengo post donde pongo finos a las “señores”. Tampoco trato de hacer un drama (¿bollo?) de todo esto, simplemente creo que todas jugamos un papel importante en el camino contra la homofobia, que es y siempre será muy largo.